Herramientas: tomar apuntes en clase - Introducción


Introducción

Uso de toma de apuntes en procesos educativos

Aunque los apuntes hechos en las clases por los estudiantes siempre han sido valiosos, en el paradigma de la educación tradicional el docente invierte buena parte de estas dictando a los estudiantes definiciones, conceptos y datos de los que deben apropiarse. A su vez, ellos copian juiciosamente en sus cuadernos lo que el docente dicta, en algunos casos, con bolígrafos y lápices de diferentes colores. Afortunadamente, este paradigma “bancario” de la educación está dando paso a otro en el que los estudiantes construyen su propio conocimiento.

En este sentido, los apuntes de clase, como técnica de estudio, juegan un papel decisivo en la comprensión de diferentes temas; por lo que resulta fundamental que los estudiantes hagan un registro comprensivo y sistemático de las exposiciones del docente en el aula de clase. Tomar apuntes exige del estudiante escuchar con atención, preguntar para corroborar o aclarar y escribir de manera activa para lograr una mayor comprensión del tema que se esté tratando y poder así registrarlo en forma de apuntes de clase. De lo significativo (anclaje con conocimientos previos) que resulten estos apuntes para cada estudiante, depende que este pueda volver sobre ellos para reforzar su comprensión o para recordar alguna información.

Los dispositivos móviles (tabletas, teléfonos móviles y portátiles) facilitan enormemente la labor de tomar apuntes, no solo en el aula de clase, sino en cualquier lugar donde se lleve a cabo un proceso educativo. A diferencia de los cuadernos tradicionales de papel, con los cuales solo es posible registrar información en forma de texto o de dibujos a mano alzada, los dispositivos móviles permiten, además de la escrita, registrar información en forma de fotografías, audio, video, imágenes y diagramas.