Ciencias Sociales

Sindicalismo

El trabajo es un derecho fundamental de segunda generación y su reconocimiento y dignificación ha ido de la mano del fortalecimiento del movimiento sindical. En tal sentido, el o la docente buscando que sus estudiantes reconozcan los derechos fundamentales de las personas (MEN) promueve un ejercicio de reflexión crítica sobre los sindicatos y su papel en la sociedad.

URL

https://www.amnesty.org/download/Documents/200000/amr230691989es.pdf

Fuente

Amnistía Internacional

Edades

11 a 14

Etiquetas

sindicalismo, derecho, fundamental

Autor

John Freddy Caicedo Álvarez

Fecha de publicación: 2017-02-05


Tambien te podría interesar:

Partidos políticos.

Las leyes para su cumplimiento requieren del compromiso de la ciudadanía, pero especialmente de la burocracia estatal, cuyo sentido es el funcionamiento correcto del Estado. Desde este punto de vista el profesor o profesora debe generar un espacio de discusión crítica sobre las acciones del Estado cuando varios crímenes se presentan de forma sistemática contra un grupo político, con el fin de reconocer que los derechos fundamentales de las personas están por encima de su género, su filiación política (MEN).

Mujeres y derecho al trabajo

El Estado es en las democracias occidentales y en la mayoría de países de la Tierra, la institución responsable de garantizar el cumplimiento de los derechos fundamentales y de la ley. El o la docente buscando acercar a los y las estudiantes a la reflexión sobre el Estado, les lleva a reconocer y describir diferentes formas que ha asumido la democracia a través de la historia (MEN).

Represión a mujeres trabajadoras

Las autoridades estatales, son dentro de la gran estructura internacional de los Estados, las responsables de la protección de los derechos humanos, por lo tanto, cuando éstas abusan de su autoridad los riesgos de la población aumentan. En busca de comprender situaciones de abuso de autoridad el o la docente genera un espacio de reflexión en el que sus estudiantes logren reconocer que los derechos fundamentales de las personas están por encima de su género, su filiación política, etnia, religión.