Eduteka - Ser creativos con los grandes volúmenes de datos (Big Data)

Ingresar o Registrarse

Ser creativos con los grandes volúmenes de datos (Big Data)

Los grandes volúmenes de datos o Big Data" son en la actualidad un juego de calabozos y dragones en el que las compañías de datos se esconden en las sombras mientras recogen nuestras "migajas de información" con el fin de descifrar qué deberíamos hacer con nuestro tiempo y con nuestros ingresos disponibles. Imagine que pudiéramos revertir esto, y pudiéramos trabajar directamente con las compañías que recogen grandes volúmenes de datos con el fin de identificar oportunidades y resolver problemas que, como estudiantes, consumidores o ciudadanos, nosotros consideramos importantes."

Autor: Jason Ohler | Publicado: 2016-08-24

URL: http://eduteka.icesi.edu.co/articulos/ohler-big-data

Etiquetas: #tech emergentes  #1 a 1 


SER CREATIVOS CON LOS GRANDES VOLÚMENES DE DATOS (BIG DATA)

REDEFINIÉNDONOS VS. REDEFINIÉNDOLOS

Por Jason Ohler

 

La gran idea. Los grandes volúmenes de datos o “Big Data” son en la actualidad un juego de calabozos y dragones en el que las compañías de datos se esconden en las sombras mientras recogen nuestras “migajas de información” con el fin de descifrar qué deberíamos hacer con nuestro tiempo y con nuestros ingresos disponibles. Imagine que pudiéramos revertir esto, y pudiéramos trabajar directamente con las compañías que recogen grandes volúmenes de datos con el fin de identificar oportunidades y resolver problemas que, como estudiantes, consumidores o ciudadanos, consideramos importantes. Incluso, podríamos llegar a pagarles por este tipo de servicio.

¿Qué es Big Data?
Piensa en los grandes volúmenes de datos como un umbral que hemos cruzado
. No hace mucho tiempo, almacenábamos cantidades anémicas de datos, llenos de errores, en cintas VHS lentas, las cuales guardábamos en la repisa de nuestro clóset (si tienes alguna duda, pídele a una persona mayor que te explique qué es una cinta VHS). Ahora, en cambio, podemos almacenar todos los datos que queramos y por el tiempo que queramos, en chips muy rápidos que residen en una nube omnipresente. Más importante aún, ahora los algoritmos nos permiten encontrar patrones en nuestros datos, con tal precisión, que cada uno de nosotros no es solamente un punto demográfico de datos específico (por ejemplo, una persona de 20 a 32 años que ve ESPN y come sushi), sino también un punto individualizado de mercado (por ejemplo, una persona de 24.3 años de edad, fanático de los Yankees de Nueva York y siempre ordena rollos de sushi Mackerel). Los grandes volúmenes de datos cambian nuestra perspectiva sobre la información de lo amplio a lo profundo y de lo social a lo personal.

¿De dónde vienen los grandes volúmenes de datos?
a información que abarca el mundo del “Big Data” ahora no solamente se limita a aquella información sobre la actividad con las tarjetas de crédito, registros de impuestos y datos personales que compartimos cuando nos suscribimos a algún servicio en línea. Ahora también está compuesta por todas las conversaciones que tenemos en redes sociales, así como por la totalidad de nuestras imágenes e información en video, todo ello puede ser extraído para darle significado y crear conexiones entre nuestra información. Cualquier tipo de dato puede ser analizado y “entendido” por software o programas analíticos y predictivos, de tal forma que predigan dónde y cuándo será nuestro próximo sitio vacacional, cuáles serán los próximos zapatos que compremos o cómo será nuestro voto en la siguiente elección política. En muchos sentidos, es cierto el viejo dicho: “nuestro futuro, es prisionero de nuestro pasado”.

¿Cómo funcionan los grandes volúmenes de datos?
Lo siguiente es lo realmente importante acerca de vivir en un mundo de grandes volúmenes de datos: Entender que no solamente lo que producimos se convierte en datos de entrada del “Big Data”, sino que además, el producto de los grandes volúmenes de datos se convierte en nuestras opciones. Que quede grabado en nuestras mentes: La producción de los grandes volúmenes de datos se convierte en nuestras opciones. Hemos cerrado el espacio creando un círculo cerrado de entradas y productos que nos dan la ilusión del libre albedrío. Quienes están en el mundo de los grandes volúmenes de datos nos leen, diseñan nuestras opciones y, casi de manera imperceptible, crean un espacio emocional e intelectual para nosotros. El activista de redes sociales Eli Pariser llama a esto “filtro burbuja”. La única manera de salir de dicha burbuja es pedirle a los grandes volúmenes de datos que trabajen para nosotros.

Una mejor manera
Mientras que los grandes volúmenes de datos nos conozcan a cada uno de nosotros de forma tan íntima, será mejor que contratemos empresas de datos que recopilen y administren nuestros datos y los extraigan para las razones que elijamos. Nuestra manera informada de responder al mundo de los grandes volúmenes de datos en el que vivimos es cultivar una visión periférica para percibir aquello que nuestros prejuicios nos impiden ver. En el mundo imaginario creado en mi novela, “Then What?” (“¿Ahora Qué?”), existen consultores que libremente ayudan a sus clientes con su miopía de información, asesorándolos en cómo pueden equilibrar y ampliar sus perspectivas. En ausencia de estos consultores libres, cada uno de nosotros necesita decidir cómo seguir una dieta equilibrada de información y tecnología. Imagine poder preguntar y obtener información de los grandes volúmenes de datos para que nos ayuden a entender lo que nos hace falta y lo que no estamos viendo. Imagine la transformación de ser un sujeto pasivo en el mundo de los grandes volúmenes de datos a ser un usuario activo de los grandes volúmenes de datos.

Actualmente podemos utilizar en la educación todos los datos que recogemos mediante calificaciones de pruebas, análisis de ensayos, cursos de acción que toman los estudiantes en los juegos, registros de asistencia, búsquedas de Google, etc., para crear una ruta especifica de aprendizaje para cada estudiante. Es decir, las actividades anteriores se han extrapolado al propósito de obtener buenos resultados en las pruebas estandarizadas futuras. Pero imagine el uso de grandes volúmenes de datos para determinar lo que los estudiantes deberían estar aprendiendo. Imagine el uso de grandes volúmenes de datos para identificar nuevas oportunidades. Imagine a los estudiantes siendo responsables de su propio conjunto de datos con el fin de ampliar sus propios horizontes y no sólo de ayudar a elevar los resultados de las pruebas estandarizadas.

En otras palabras, imagine que en lugar de que nos espíen mediante grandes volúmenes de datos con el fin de manipular nuestras decisiones, estos grandes volúmenes de datos o “Big Data”, en realidad, trabajen para nosotros. Incluso, podríamos pagar por ello.

 

CRÉDITOS:
Traducción al español del artículo "Getting Creative with Big Data", escrito por el Dr. Jason Ohler. Las ideas de este artículo fueron extraidas del libro "4Four Big Ideas For the Future". Reproducido por Eduteka con autorización del autor. Traducción al español realizada por Eugenia Tamez (eugenia.tamez.ag@gmail.com).

Publicación de este documento en EDUTEKA: Agosto 24 de 2016.
Última modificación de este documento: Agosto 24 de 2016.

Autor de este documento: Jason Ohler

URL:


Etiquetas: #tech emergentes  #1 a 1 


Tambien recomendamos:



Ver más artículos relacionados

Inicio | Registro | Quienes Somos | Edukatic | Políticas de Uso | Uso de datos personales | Universidad Icesi | RSS

Copyright: eduteka 2001-2017 | Desarrollado por Boris Sánchez Molano | Icons made by Freepik from www.flaticon.com